Tag Archive | cloro

El agua de nuestras orquídeas

¿Qué tipo de agua debemos utilizar para regar nuestras orquídeas?

A las orquídeas no les gusta el agua demasiado dura y cargada de minerales. Por regla general, el agua corriente en casa es demasiado dura ya que tiene un alto contenido en sales minerales, cloro, calcio, sodio y muchas veces un elevado pH.

Hojas podridas por mala calidad del agua www.orquideasencasa.com

Hojas podridas por mala calidad del agua
www.orquideasencasa.com

Si utilizamos agua del grifo, es aconsejable dejarla reposar un día entero para que el cloro se evapore y añadir luego tres gotitas de vinagre o ácido cítrico por litro de agua antes de regar.

También podemos utilizar cartuchos filtrantes que eliminarán parte del cloro. Debemos asegurarnos que los cartuchos filtrantes no contengan sodio ya que la sal echará a perder nuestra planta en unas cuantas semanas.

Hoy en día existen aparatos de filtrado por ósmosis inversa, pero debido a su alto precio, resultan una solución más adecuada para viveros que para nuestras orquídeas en casa. Este filtrado por ósmosis inversa corregirá la dureza del agua del grifo, eliminando el cloro y otras partículas pesadas e incrementando la acidez.

Phalaenopsis - hojas con residuos de cal del agua de riego www.orquideasencasa.com

Phalaenopsis – hojas con residuos de cal del agua de riego
www.orquideasencasa.com

Si vivimos en áreas poco contaminadas, la mejor opción sería recoger agua de lluvia en grandes bidones de plástico bien tapados para que no entre la luz y proliferen bacterias. Podemos regar con el agua de lluvia directamente, sin añadir ningún producto. El agua de lluvia es la que más se aproxima al agua que reciben las orquídeas en su hábitat natural. También es apropiada para vaporizar nuestra planta.

El agua mineral embotellada de baja mineralización es apropiada para regar las orquídeas, aunque resulta una solución bastante cara.

El agua destilada es también apropiada para regar plantas y para vaporizar nuestras orquídeas ya que no deja residuos sobre las hojas. El inconveniente es su alto precio.

El agua debe estar siempre a temperatura ambiente, nunca ni muy fría ni caliente.

www.orquideasencasa.com

www.orquideasencasa.com


 

Share

Cuidado de las orquídeas Phalaenopsis

Indice

Iluminación                       Multiplicación

Temperatura                     Poda

Humedad                          Sustrato

Riego                                 Macetas

El agua                              Trasplantado

Fertilizante                      Entutorado

 

Iluminación

En casa, el mejor sitio para poner nuestra planta es cerca de una ventana bien iluminada pero que no reciba la luz directa del sol. Si recibe el sol directo, conviene poner un visillo o cortina fina para suavizar la luz y protegerla del calor, que pueden producir quemaduras en el follaje.

Phalaenopsis www.orquideasencasa.com

Phalaenopsis
www.orquideasencasa.com

Si colocas tu planta a más de 1 metro de la ventana, lo más posible es que no tenga la  luz necesaria para realizar su fotosíntesis y asimilar los nutrientes. Si la planta recibe poca luz, sus hojas crecen de color verde muy oscuro, los racimos de flores serán pobres y las raíces escasas.

Si por el contrario observamos que las hojas tienen grandes manchas amarillas que se vuelven marrones, es una indicación clara que la planta está recibiendo demasiada luz. Una buena forma de disminuir la temperatura consiste en aumentar la ventilación, sin que haya corrientes de aire, por ejemplo, abriendo la ventana un poco, poniendo una cortina fina en la ventana para suavizar la luz, o separando la planta medio metro de la ventana durante las horas de más luz.

Phalaenopsis www.orquideasencasa.com

Phalaenopsis
www.orquideasencasa.com

La necesidad de luz de las Phalaenopsis oscila entre los 5000 – 9000 lux justo antes de la floración y los 10000 – 14000 lux durante la floración.

Si queremos poner varias clases de orquídeas junto a la Phalaenopsis para formar composiciones florales, las que podrían ir mejor son las Paphiopedilum ó Masdevallias ya que necesitan más o menos la misma cantidad de luz. Orquídeas como las Vanda, Catleya, Oncidium y Cymbidium necesitan mucha más luz que las Phalaenopsis por lo que no es recomendable mezclarlas.

 

Temperatura

Las Phalaenopsis se desarrollan mejor en climas cálidos y húmedos. En casa, la temperatura ideal diurna es de 24-28ºC y nocturna de unos 18-22ºC, con un importante nivel de humedad relativa. Pero las estas plantas son muy fuertes, y viven bien con temperaturas de entre 15ºC y 35ºC.

En climas tropicales, donde hace mucho calor, el nivel de humedad es también más elevado y eso hará que el calor sea más fácil de soportar por la planta. En los países fríos, como en el norte de Europa, esta orquídea puede desarrollarse bastante bien en casas con calefacción con temperatura diurnas de más de 20°C y nocturnas no inferiores a 15°C. Si la temperatura nocturna es inferior a 14 °C se podría producir la pérdida prematura de los botones florales.

Para conseguir una floración abundante, es aconsejable poner la planta en otoño durante dos o tres semanas en una parte más fresca de la casa, con temperaturas nocturnas de unos 15/16°C. Cuando la planta empieza a desarrollar las inflorescencias, pondremos la planta en un sitio más cálido.

 

Humedad

Uno de los factores más importantes en el buen desarrollo de nuestras orquídeas es el grado de humedad ambiental relativa. Las Phalaenopsis crecen mejor con valores del 50 % y 80%, de humedad, siendo la necesidad de humedad más alta cuando más calor haga. No obstante, hay que tener en cuenta que cuando la temperatura y la humedad son muy altas, el riesgo de enfermedades bacterianas y hongos se incrementan.

Phalaenopsis - hojas sanas

Phalaenopsis – hojas sanas
www.orquideasencasa.com

En las casas modernas, debido a la calefacción, el ambiente es cálido pero bastante seco por lo que deberemos vaporizar las raíces y las hojas con frecuencia. Procuraremos no vaporizar las flores y evitaremos que el agua se escurra por el centro de la planta, donde nacen las hojas, para evitar que se pudra. También podemos colocar recipientes con agua en los radiadores de toda la habitación para aumentar la humedad.

Phalaenopsis - hojas infectadas

Phalaenopsis – hojas infectadas
www.orquideasencasa.com

Otra buena forma de mantener alta la humedad es agrupar diversas plantas, creando un conjunto estético que además nos ayudará a conservar la humedad. También podemos llenar de agua recipientes en los que habremos puesto bolitas de arcilla o piedrecitas y que colocaremos entre las plantas.

 

Riego

Al contrario que las Catleya y otros géneros de orquídeas, las Phalaenopsis no tienen pseudobulbos que actúen como reserva de agua. Sin embargo, sus hojas y sus raíces aéreas tienen cierta capacidad para retener agua.

En circunstancias normales, bastará con regarlas abundantemente una vez por semana en invierno, aumentando la frecuencia en primavera y verano. La frecuencia debemos adaptarla a la temperatura y la humedad del ambiente. La clave es no regar hasta que el sustrato este prácticamente seco, pero sin que llegue a secarse completamente. Regaremos siempre por la mañana para permitir a las hojas secarse completamente antes de la llegada de la noche. Así evitaremos la manifestación de enfermedades.

Phalaenopsis - hojas podridas por exceso de riego

Phalaenopsis – hojas podridas por exceso de riego
www.orquideasencasa.com

Las raíces no deben quedar nunca encharcadas ya que se podrían pudrirse. Si ponemos un plato debajo del tiesto, podemos llenarlo con guijarros, bolas de arcilla, corchos de botellas de vino o tapones de plástico para evitar que el agua toque las raíces.

Cuando reguemos, hay que evitar mojar el centro de la planta donde nacen las hojas ya que podría pudrirse toda la planta. Por esta razón, si optamos por  regar la planta sumergiéndola unos minutos en un recipiente con agua, es importante que el agua no alcance nunca el nacimiento de las hojas. Si vaporizamos, evita que el agua gotee por las hojas hasta su nacimiento.

 

El agua

Phalaenopsis - hojas con residuos de cal del agua de riego

Phalaenopsis – hojas con residuos de cal
www.orquideasencasa.com

Si el agua del grifo es demasiado calcárea (dura), es mejor utilizar agua de lluvia en las zonas poco contaminadas o utilizar un agua mineral de baja mineralización o agua destilada. Si utilizamos agua del grifo, es aconsejable dejarla reposar al menos 24hs para que el cloro se evapore o utilizar cartuchos filtrantes. El agua debe estar siempre a temperatura ambiente, nunca ni muy fría ni caliente.

 

Fertilizante

El sustrato en el que habitualmente crecen las orquídeas es podre en nutrientes, por lo que debemos abonar regularmente.

Podemos utilizar un abono líquido especial para orquídeas una vez por semana en época de floración y cada 15 días cuando la planta esté en reposo. Es preferible utilizar dosis bajas de abono, a fin de evitar quemaduras en las raíces. Antes de abonar, es aconsejable mojar bien el sustrato con agua para evitar la concentración de sales.

Los especialistas aconsejan utilizar un abono de fórmula 30:10:10 (30 partes de Nitrógeno, 10 de Fósforo y 10 de Potasio) en primavera y uno de fórmula 10:30:20 en otoño. Durante el resto del año se puede utilizar un abono de fórmula 20:20:20.

 

Multiplicación

Es posible que la orquídea Phalaenopsis, en lugar de producir un racimo de flores en la vara, produzca un keiki en un nudo de la vara tras la floración. Keiki es un vocablo hawaiano que designa “bebé”. La palabra española equivalente sería “hijuelo” o “vástago”.

Phalaenopsis - keikis www.orquideasencasa.com

Phalaenopsis – keikis
www.orquideasencasa.com

Los keikis son como pequeñas plantitas formadas por pequeñas hojitas que crecen en las varas y producen raíces aéreas. Cuando la plantita tenga al menos tres hojas y algunas raíces, podremos cortar la vara floral unos 3 centímetros por debajo del keiki y unos 3 centímetros por encina. Plantaremos el keiki, incluyendo el pedazo de vara, en un tiesto independiente con un sustrato especial para orquídeas. La nueva orquídea será idéntica a la planta madre.

Una misma planta puede florecer dos o tres veces el año, pero donde hay muchos keikis no tendremos flores.

 

Poda

Cuando las flores se marchitan, en general se recomienda podar el tallo floral a unos dos centímetros por encima de las yemas latentes para estimular el crecimiento de nuevas varas. De la vara floral cortada podría brotar otra vara lateral que nos dará nuevas flores. De las yemas inferiores podrían brotar “Keikis”, unas pequeñas plantitas de dos o tres pequeñas hojas con raíces aéreas, que se pueden separar de la planta y plantar en un recipiente pequeño.

Phalaenopsis híbrida
www.orquideasencasa.com

Es preferible no cortar las varas de los modernos híbridos de flores pequeñas y cerosas como la Phalaenopsis violácea o la Phalaenopsis Amboinense ya que reflorecen constantemente de  las viejas inflorescencias.

 

Sustrato

Sustrato para Phalaenopsis
www.orquideasencasa.com

El mejor sustrato es el especial para orquídeas epífitas que podemos encontrar ya preparado en tiendas especializadas. Está compuesto de partículas gruesas, generalmente corteza de pino o fibras de coco que facilitan el drenaje del agua de riego, mezclado con partículas más finas como perlita, musgo y carbón vegetal que retienen el agua y los nutrientes.

En general, el sustrato necesita ser renovado cada dos o tres años ya que va perdiendo sus cualidades.

 

Macetas

Estas plantas son felices en recipientes pequeños, adaptados a su tamaño. No debemos utilizar macetas porosas de cerámica o barro cocido ya que acumulan las sales minerales.

Phalaenopsis en maceta transparente y plato con taponer

Las raíces de estas plantas son verdes por la clorofila que contienen. Con la ayuda del sol, son capaces de realizar la fotosíntesis, por lo que las macetas más convenientes son las transparentes o translucidas, que dejan pasar la luz solar. Las macetas opacas o los cubre tiestos no son apropiados para las Phalaenopsis ya que no dejan pasar la luz.

Las Phalaenopsis quedan también muy bien en un cesto colgante. Utilizaremos una mezcla especial para orquídeas para asentar la planta en el soporte y la pondremos en un sitio bien iluminado pero no expuesto a la luz directa del sol.

 

Trasplantado

Cada dos o tres años, siempre después de la floración, conviene trasplantar la orquídea.

Antes de trasplantar nuestra Phalaenopsis debemos mojar bien las raíces y el sustrato. Con esto conseguiremos que las raíces estén más flexibles y no se nos rompan.

Phalaenopsis – raíces aéreas
www.orquideasencasa.com

Sacaremos la planta de su tiesto con mucho cuidado de no dañar las raíces. Después, desinfectaremos unas tijeras bien afiladas con lejía, alcohol, o pasándola por una llama y cortaremos todas las raíces muertas, que son aquellas que se han vuelto de color marrón y aspecto seco. Si hay raíces podridas por el exceso de humedad, deberemos eliminarlas también, dejando sólo las raíces sanas y vigorosas.

Volveremos a plantar la Phalaenopsis en un tiesto adaptado a su tamaño y con un sustrato nuevo, especial para orquídeas. El sustrato viejo no se reutiliza nunca. No intentaremos cubrir las raíces aéreas por completo ya que es recomendable que estén en contacto con el aire.

Mientras la orquídea se recupera del trasplante, es recomendable protegerla del sol. No es conveniente regar la orquídea cuando esta recién trasplantada, esperaremos una semana antes de regar. Podemos pulverizar las raíces y las hojas si hace mucho calor y hay poca humedad. No abonaremos hasta pasado un mes.

 

 Entutorado

Phalaenopsis – varas florales con tutores
www.orquideasencasa.com

Las largas varas florales de las Phalaenopsis tienden a doblarse bajo el peso de sus flores por lo que es recomendable sujetarlas a uno o varios palos tutores. Hay varios sistemas para sujetar la vara al tutor pero los más frecuentes y económicos son las arandelas dobles de plástico o de goma y las pequeñas pinzas de dientes, como los de la foto que normalmente se utilizan para sujetar el cabello.

Share